34 años de Malvinas.”A vos te falta Malvinas”, la frase de los conscriptos argentinos.

1ro.de abril de 2016. wwww.momarandu.com, enlace:

(Por María Laura Riba, para momarandu.com) Llega 2 de abril y con esta fecha, un nuevo aniversario de la guerra de Malvinas y con él, todos los recuerdos. La profesora en Letras (UBA) Graciela Mantiñán realizó su tesis de maestría ‘A vos te falta Malvinas’ basada en testimonios de soldados que pelearon en las Islas.

“’A vos te falta Malvinas’”, la frase que da título a esta tesis, era usada por los conscriptos que combatían en la guerra de Malvinas para afirmarse y diferenciarse; primero en las Islas, frente a los soldados recién llegados; y al volver, tras la rendición, ante aquellos camaradas que habían permanecido en el continente. La frase, en su momento un giro juvenil y jactancioso, convierte a Malvinas en una metonimia de la guerra y, a partir del registro de la carencia de los otros, señala el valor diferencial asignado a esa experiencia que luego, como testimoniantes, nutrirá su forma de narrar la contienda de 1982”, comienza así la tesis de Graciela Mantiñán.

“A vos te falta Malvinas. Señales de identidad en el relato testimonial de la guerra de Malvinas. 1982-2005″, es una tesis realizada en la Maestría de Literaturas Española y Latinoamericana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires por la profesora Graciela Mantiñán. Ella es profesora de enseñanza normal, secundaria y especial en Letras, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Trabajó como asistente de programación en Radio Nacional y ejerció la docencia en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Como integrante del Seminario de Crítica Literaria Raúl Scalabrini Ortiz participó en la realización de fascículos, antologías, artículos, bibliográficas y el libro “Las huellas de la imaginación”. En la actualidad lleva a cabo la investigación “Nieblas de Malvinas. Algunas formas narrativas de las Islas.”

Como ya se ha dicho, su tesis se basa en testimonios de quienes pelearon en Malvinas, testimonios que a su vez fueron recogidos en distintas obras; para su tesis, Mantiñán se concentró especialmente en cinco obras centrales: ‘Los chicos de la guerra’, de Daniel Kon; ‘5000 adioses a Puerto Argentino’, de Daniel Terzano (1985); ‘Iluminados por el fuego’, de Edgardo Esteban y Gustavo Borri (1993); ‘Partes de guerra’, de Graciela Speranza y Fernando Cittadini (1997); ‘Crónicas de un soldado’, de Fabián Bustos (2005); y las crónicas de ‘Nuestro Vietnam’, que Daniel Riera publicó en 2000 en la revista Rolling Stone, sin dejar de considerar varias obras más que se han producido a lo largo de los años.

Momarandu.com entrevistó a Graciela Mantiñán, la realizadora de esta detallada investigación que vale la pena leer:

MOMARANDU.COM: ¿Qué la movilizó a hacer su tesis de maestría sobre la guerra de Malvinas?

GRACIELA MANTIÑÁN: Es algo que todavía me sigo preguntando porque a diferencia de otros investigadores, yo no tenía una conexión previa con el tema. Más todavía, dudaba si el propósito de actualización, que después de muchos años me hizo retornar a la facultad, incluía realizar la tesis de postgrado. Hubo ciertos episodios que en su momento consideré irrelevantes, pero que ahora entiendo anticipaban lo que yo todavía ignoraba. Muy pronto iniciaría el solitario pero fantástico camino de “A vos te falta Malvinas”. En realidad creo que me motivó una conjunción de causas, donde la más fuerte fue mi pertenencia a una generación diezmada por la dictadura que vivió con dolor y asombro la guerra del 82.

M.: ¿Por qué cree que NOS falta Malvinas?

G.M.: A los argentinos nos falta Malvinas desde 1833, la tensión de esa ausencia ya había construido un relato antes de la guerra del 82, cuyos artífices están vinculados con aspectos claves y contradictorios de la historia nacional. Sin remontarnos a José Hernández, Paul Groussac o Roberto Payró: en 1964, cuando los pibes que irían a la guerra tenían sólo dos años, dos hombres muy distintos que compartirán luego la triste suerte de ser desparecidos, nutren ese relato. Uno es Dardo Cabo que lleva a cabo el Operativo Cóndor y otro Raymundo Glayzer que realiza el famoso reportaje a las Islas para Telenoche. De muy distinta manera, los argentinos hemos intentado registrar esa ausencia en el territorio de las palabras y lo seguimos haciendo.

Malvinas es un conflicto abierto en la cultura nacional y como tal convoca a las más diversas manifestaciones que revelan nuestros acuerdos y desacuerdos como sociedad, las tensiones que nos cruzan, las visiones del pasado y ¿por qué, no?, nuestros proyectos de futuro. Si bien respeto las polémicas, creo que para nosotros las Islas pertenecen al orden de lo afectivo, algo que es tan difícil de analizar como ineludible en cualquier tratamiento del tema. Lo cierto es que en el 82, diez mil pibes de menos de veinte años tuvieron las Islas durante setenta días terribles. Creo que leer sus testimonios y reflexionar sobre la forma en que los construyen, resulta valioso para comprender cómo los argentinos pensamos a las Malvinas.

Sargento primero Ángel Ortiz

Regimiento de Infantería 8, Comodoro Rivadavia

Testimonio en tesis: “Santiago a un oficial autoritario con el propósito de interrumpir el brutal estaqueo de un compañero: ‘Allá en el regimiento, está bien, es otra cosa. Pero acá, si no nos cuidamos entre nosotros no vamos a ninguna parte. Yo creo que no vinimos acá para cagarnos entre nosotros’”

M.: ¿Qué peculiaridad tiene el período investigado por usted (1982-2005)?

G.M.: La tesis sigue un camino probable que plantean ciertos libros de relato testimonial, desde 1982 cuando la guerra era un episodio reciente hasta su transformación en un recuerdo histórico que habilita enseñanzas y respetuosos homenajes. Creo que este itinerario está vinculado con las distintas tramas políticas, sociales y culturales generadas por el recuerdo de la contienda en determinado período histórico. Por supuesto la visibilidad nacional e internacional que la reivindicación de la soberanía sobre Malvinas alcanzó después, abre otra etapa donde los argentinos volvemos a pensar las Islas. Por eso la tesis insiste en que todas sus conclusiones son provisorias, pero haber estudiado el período 1982-2005 nos permite comprender desde dónde avanzamos y qué cambiamos.

M.: ¿Qué fue lo que más le impactó de la investigación?

G.M.: El impacto fue la investigación en sí misma, pero haber decidido leer los testimonios como literatura me permitió dialogar durante años con mis personajes, los excombatientes, cuyas palabras me abrieron un territorio muy valioso. Allí encontré el asombro, la emoción, las historias que quizá nunca imaginé. Justo es reconocer que también me impactó leer el relato testimonial británico y su visión de los ‘argies’. Uno cree que ha aprendido a convivir con todo eso, pero no es así. El año pasado fui a ver un documental que narraba el retorno de excombatientes, ya hombres maduros, a las Islas. Una escena mostraba cómo uno de ellos entierra su cédula de identidad en la turba, diciendo: “Mi identidad está aquí, lo que yo soy quedó aquí”. El hombre lloraba en la pantalla y yo en la butaca.

M.: ¿Siente que todavía le sigue “faltando Malvinas”?

G.M.: A mí y a todos los argentinos. Lo que no me falta es la certeza de que pensar en las Islas es una manera de construir caminos hacia ellas. Y que todos podemos hacerlo cualquiera sea nuestra especialidad, como una manifestación de amor por Malvinas y una forma de seguir forjando la memoria, nuestro más valioso patrimonio.

 

Testimonio en tesis: “Pero a nosotros nadie nos comunicó oficialmente adónde nos llevaban. O sea que en general, los soldados iban ciegos, sin saber adónde los llevan […] y había gente, esto hay que decirlo, que no sabía siquiera porqué tenía que pelear”.

Cuando momarandu.com le preguntó a la investigadora Graciela Mantiñán qué fragmento de su tesis le gustaría que se publicara, ella, emotivamente, respondió:

“Aunque la tesis no ha analizado el rol materno en los testimonios ni en la literatura inspirada en el escenario bélico, quiero concluirlo rindiendo un tributo: a las Madres de la Plaza que enarbolaron durante la guerra la consigna “Las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también”, testimoniando sobre una forma de memoria que aún hoy conserva su valiente lucidez; a la madre de Fogwill que, postrada por la enfermedad y mirando por televisión las noticias de la contienda, recibió a su hijo diciéndole: “Hundimos un barco“. Según el autor, esta frase fue un disparador para escribir ‘Los pichiciegos’, una obra que testimonia el nacimiento de una identidad literaria; a mi mamá, quien la noche en que, tras la rendición, el noticiero televisivo comunicaba –no mostraba– la llegada de los conscriptos de Malvinas a Buenos Aires, dijo: “A estos chicos habría que ir a recibirlos”. Para mí, otro testimonio de su amor por la justicia. Ella, que tanto miedo había tenido en los años de plomo, insistió en acompañarme a la Plaza de Mayo cuando los carapintadas se sublevaron. Era la primera vez en su vida que participaba de una manifestación. Creo que en este fragmento hay una cifra de todas las motivaciones que escribieron ‘A vos te falta Malvinas’”.

Anuncios

Autor: A vos te falta Malvinas

Profesora de enseñanza normal, secundaria y especial en Letras, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Magister de la Universidad de Buenos Aires en Literaturas Española y Latinoamericana. Trabajó como asistente de programación en Radio Nacional y ejerció la docencia en la Facultad de Filosofía y Letras(UBA). Como integrante del Seminario de Crítica Literaria Raúl Scalabrini Ortiz participó en la realización de fascículos, antologías, artículos, bibliográficas y el libro “Las huellas de la imaginación”. En la actualidad lleva a cabo la investigación “Nieblas de Malvinas. Algunas formas narrativas de las Islas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s